Pierde tu tiempo recomienda:

Paginas amigas

Me Convierto En Geek laissesaigner Memeparto Puerta y calle Datos y chicas Pobesito Llourinho Si yo fuera rico FrikiLeaks Puerta y calle Powered by Disqus
datosychicas:

La mayor velocidad jamás conseguida en un deporte frío pertenece al esquí alpino, en la modalidad del kilómetro lanzado, en la que el francés Philippe Gotischel descendió en 2002 a 250,79 km/h, unas cinco veces más de prisa de lo que suele alcanzar un esquiador normal. Sin bajarse de los esquíes, aunque esta vez con unos mucho más finos y frágiles, el récord de esquí nórdico está en 77 km/h, mientras que lo habitual es marchar a 20 km/h. Con una tabla de snowboard se han conseguido 200 km/h, velocidad idéntica a la que alcanzan los bobsleigh, esos bólidos que bajan por el interior de unos revirados túneles de hielo. Los mismos por donde los trineos logran descender a 148 km/h. A la hora de deslizarse sobre el hielo, los patines de cuchillas han permitido a sus campeones desplazarse por encima de 53 km/h. Muy lejos de los 100 km/h que se han superado con patines de ruedas en línea, aunque más del doble de los 25 km/h que puede alcanzar un buen aficionado al patinaje sobre hielo. Ya a bordo de ingenios motorizados, una moto de nieve ha llegado a una velocidad de 291 km/h.

datosychicas:

La mayor velocidad jamás conseguida en un deporte frío pertenece al esquí alpino, en la modalidad del kilómetro lanzado, en la que el francés Philippe Gotischel descendió en 2002 a 250,79 km/h, unas cinco veces más de prisa de lo que suele alcanzar un esquiador normal. Sin bajarse de los esquíes, aunque esta vez con unos mucho más finos y frágiles, el récord de esquí nórdico está en 77 km/h, mientras que lo habitual es marchar a 20 km/h. Con una tabla de snowboard se han conseguido 200 km/h, velocidad idéntica a la que alcanzan los bobsleigh, esos bólidos que bajan por el interior de unos revirados túneles de hielo. Los mismos por donde los trineos logran descender a 148 km/h. A la hora de deslizarse sobre el hielo, los patines de cuchillas han permitido a sus campeones desplazarse por encima de 53 km/h. Muy lejos de los 100 km/h que se han superado con patines de ruedas en línea, aunque más del doble de los 25 km/h que puede alcanzar un buen aficionado al patinaje sobre hielo. Ya a bordo de ingenios motorizados, una moto de nieve ha llegado a una velocidad de 291 km/h.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...